»Juan Nieva, piloto comercial. «Bolivia es un país muy localista y la gente tiene un trato duro, pero estoy agradecido por haber estudiado ahí»-  (Foto: Raúl Vaca)

 

En el año 2017 recibió la licencia de piloto privado y a los 21 años se recibió de piloto comercial. El oriundo de Aguaray; Juan Nieva; estudió la carrera en el Estado Plurinacional de Bolivia, país que fomenta la formación de pilotos para potenciar su rama de vuelos comerciales.

En diálogo, el nuevo piloto contó que su licencia y formación las obtuvo en la Academia Morales Fly Center. «Es caro estudiar la carrera de piloto (…) conocí todo tipo de extranjeros, colombianos, argentinos, panameños, chilenos, brasileños (…) en Bolivia es muy accesible la aviación, pero muy cara». 

Nieva agresó de la Escuela Técnica Nro. 3143 y decidió continuar trabajando, ya que «uno de mis sueños y metas era conocer el mundo». En un viaje que efectuó a Santa Cruz de la Sierra por cuestiones laborales, se cruzó la posibilidad de estudiar aviación.

«Irme a otro país era iniciar todo un proceso (…) el curso se puede realizar entre 9 meses a dos años, depende de cada uno, pero cuenta con una parte teórica y una parte práctica», relató, «la parte práctica son las horas de vuelo». 

La determinación es un factor importante, ya que muchos de sus compañeros financiaron sus estudios con venta ambulante e incluso como lustrabotas. «El que quiere, puede», afirmó.

El aguaranense pudo llegar a las 40 horas de vuelo con 10 materias aprobadas y entonces fue pudo obtener su licencia de piloto privado. Posteriormente, debía reunir 200 horas de vuelo con otras 12 materias, de un tenor más complejo y solo entonces pudo tramitar su licencia de piloto comercial. 

Con la licencia obtenida está limitado por ahora a llevar aeronaves de 5.700 kilogramos pero después «se comienzan a realizar prácticas con Boeings, (…) se empieza de a poco y después se va avanzando». 

El argentino fue recibido con gran alegría en su hogar en Aguaray. «Mi sueño es trabajar en Argentina, ejercer en mi país (..) por ahora tengo que seguir sumando horas de vuelo, porque las empresas te piden más de 200 horas de vuelo para líneas comerciales, habilitación y además un buen nivel de inglés».

De momento se encuentra abocado a convalidar su licencia boliviana a licencia argentina, con Salta Capital como punto de residencia, para ejercer definitivamente la profesión.