»Instancia del juicio que se desarrolla en contra del ex juez federal Raúl Reynoso (Crédito imagen: Radio Ciudad Orán)

 

Nuevo Diario de Salta.- Pablo Vera, imputado en una causa por supuesto lavado de dinero, confirmó ayer que pagó a su abogado defensor René Gómez, con una finca de 690 hectáreas, sin servicios ni salida independiente, por su trabajo. También Pablo Meneses se reconoció víctima de las actuaciones que padeció por la causa, llevada adelante por el ex juez, en la que debió pagar por su libertad.

Pablo Meneses, propietario de varias carnicerías, a su tiempo hizo referencia a los allanamientos que sufrió en su casa, y carnicerías, durante 12 horas, “a las 9 de la noche me dijeron estaba detenido, a esa hora recién me dijeron que era por asociación ilícita, tráfico de estupefacientes y lavado de dinero”, dijo. Sin embargo, nunca se secuestraron ni drogas, ni dinero ilegal, en alguno de los domicilios.

A partir de ese momento comenzó a recibir consejos para que María Elena Esper, ahora imputada junto a Reynoso, sea su abogada.

En el Escuadrón 20 Orán,  lo fue a ver Esper, a quien Meneses le dijo “yo no tengo nada ilegal para mostrar”, y la abogada le respondió ”aquí no hay nada que mostrar aquí hay que poner plata para salir”.

La causa en la que se vio involucrado fue la misma que tenía como protagonistas a Iván Cabezas, y Bruno Mazzone.

 

»Gendarmería Nacional y la Administración Federal de Ingresos Públicos realizaron allanamientos en 5 carnicerías propiedad de los hermanos Meneses en 2015 (Crédito imagen: El Tribuno)

 

Así en una charla que tuvo con sus compañeros de detención, estos le señalaban que su abogada Esper no hacia nada. Esto se lo reclamó a la letrada, por teléfono, recibiendo como respuesta “vos quédate tranquilo, vas a salir hay que hablar con tu familia para que consiga el dinero”.

Le pidió 500 mil pesos, para pagarle “al tío”, que aseguró así le llamaba al ex juez. En el medio de ese acuerdo, Meneses, supo que Mazzone estaba por recuperar la libertad, lo que le contó a Esper, que le acotó ”como va a salir -por Mazzone- si no hay arreglo con él”.

La plata solicitada a Meneses le fue entregada en dos partes a Esper, y a la semana recuperó su libertad, después conseguirían la plata para Mazzone, quien también quedó libre, y casi un mes después Cabezas.

Meneses dijo frente al Tribunal Oral Federal 1, “estuve preso sin pruebas, soy una víctima de este hombre”.

El testigo se quebró al recordar los problemas que atravesó su familia, “lo económico no es problema cuando se supo que no había nada fuimos recuperando el crédito, lo peor fueron los padecimientos de mis hijos, no querían comer, ni ir a la escuela, eso fue terrible”, dijo Meneses.

“Este tipo no tiene corazón, yo siempre trabaje para ser bien visto y de un rato a otro todo se derrumbó todo”, finalizó Meneses.