»Imagen: Marcelo Machaique

Kitty Sanders arribó a Tartagal esta semana como parte de un recorrido que realiza por la zona norte, habiendo dialogado incluso con el gobernador Gustavo Sáenz e intendentes. Durante los días transcurridos visitó las comunidades del chaco salteño para interiorizarse sobre su situación social y diagramar jornadas de información sobre el tema.

La periodista brindó una extensa conferencia de prensa sobre el delito de Trata de Personas en la iglesia evangelista «Asamblea de Dios»; organizada por la Confraternidad de los Pastores; cita a la cual acudieron representantes de las fuerzas armadas, funcionarias municipales de Desarrollo Social y la Mujer; como también representantes de la sociedad civil.

Sanders compartió algunos puntos de la investigación que realizó durante 8 años y por la cual trascendió en los medios; resaltando que el norte argentino se ha convertido en una zona roja, con ciudades convertidas en puntos de captación de mujeres y menores de edad en situaciones vulnerables que no solo se reducen a la ciudad cabecera, sino que se extiende a localidades como Embarcación y sobre todo en las comunidades con cercanías a rutas.

»La periodista finalizó la conferencia con firma de ejemplares de su libro y compartiendo puntos de vista con las autoridades presentes (Imagen: Marcelo Machaique)

«Es una zona de frontera, con salidas a Bolivia y Paraguay (…) generalmente se capta a las víctimas a través de falsos anuncios de trabajo, incluso por medio de las redes sociales, prometiendo buen sueldo y viaje (…) esto es una trampa», y agregó que «la situación vulnerable no solo es la ciudad, sino también; en el caso del norte; las comunidades del chaco salteño», puntos que recorrió en los días previos.

«La idea de esta conferencia fue visibilizar este peligro, que es latente (…) los pueblos originarios también lo sufren pero ellos no hacen las denuncias (…) una víctima del delito de trata sufre problemas médicos y psicológicos, lo que hace difícil su retorno a vivir en sociedad».

«Yo entiendo el peligro que sufro (sobre los 8 años de investigación desarrollados desde el interior de una red de trata) … pero vale la pena para que conozcan cómo trabajan estas personas y cómo la juventud debe saberlo para tener su derecho a una vida fuera de ella«, finalizó, prometiendo que seguirá con su trabajo por la zona.