»Exposición de caciques; Rogelio Segundo, de Curvita; ante la Corte Interamericana (Imagen: captura de pantalla)

 

El fallo que emita la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el marco de la causa que lleva 31 años, puede cambiar el mapa del chaco salteño, afectando sobre todo a Santa Victoria Este. La  Asociación de Comunidades Aborígenes Lhaka Honhat, con el patrocinio del CELS, reclaman 400.000 hectáreas del territorio.

El pasado 15 de Marzo, al momento de concluir la etapa de los alegatos en el marco de la causa Comunidades Indígenas Miembros de la Asociación Lhaka Honhat contra Argentina, los jueces miembros de la Corte Interamericana de Derechos Humanos indicaron que visitarán los Lotes Fiscales 55 y 14 en Santa Victoria Este.

«Los paisanos le tienen bronca al criollo y no creo que podamos llegar a una solución pacífica, sobre todo en materia de tierras (…) esa bronca tiene años. Hace 15 años entraba el criollo a la parte aborigen o viceversa y no pasaba nada (…) hoy no es así, los originarios son los dueños», relató un poblador de la zona.

Los pobladores de la parte criolla siguen la línea de hechos con inquietud, ya que los originarios «hoy tienen todas las de ganar«, dijo uno de los criollos. «Tengo tierras heredadas por mis abuelos (…) pero si decido quedarme acá me quedaría sin títulos», expuso.

Para mover gran cantidad de criollos; que serían los obligados a abandonar las tierras en disputa; se precisa mínimo de 8 años. «Mover una cantidad de hacienda te lleva a hacer el alambrado, hay que sembrar el pasto, hay que esperar que crezca y lleva años; si no se llevan los animales viejos se llevan los más nuevos y te lleva 7 a 8 años, si no es más», ejemplificó Fernando Soria, residente de Victoria.

 

»Imagen: captura de pantalla

 

Además de Santa Victoria Este, también deberían mover sus poblados Campo Largo, Chañar Alto, y El Estanque.

Los parajes de la costa prácticamente han movido ya, pero de otro sector se divide entre quienes se preocupan porque no han recibido recursos para una posible «mudanza» y aquellos que no ven adónde puedan ir cuando ya no hay más terrenos; ya que después solo hay fincas y mayormente en la Curva de Juan.

«Si nos vamos no sabemos cómo nos vamos a ir, a dónde y que beneficios vamos a tener», siguió. A pesar de todo, las dos parte deben esperar primero la visita de la Comisión de la CIDH; prevista en primer lugar para Mayo.

En la zona hay dos comisiones; una es la Comisión de Vecinos Unidos y la segunda la Organización Familias Criollas (preside Javier Romero). Ambas se erigieron como mediadoras en el conflicto, a pesar del escepticismo de varios pobladores.

«Todo comenzó por una disputa de territorio compartido», recordó Fernando Soria.

La asociación Lhaka Honat surgió hace 20 años porque originarios querían trasladar madera del chaco salteño a Córdoba, pero al no contar con los permisos; que le negó el Gobierno Provincial de entonces; fue que los profesores; uno de ellos Francisco Pérez; y con Octorina Zamora, conformaron la asociación para defender los derechos de los originarios.

El proceso de solución territorial amistosa sobre los ex lotes fiscales 55 y 14 va camino a convertirse en un caso único de los tramitados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Hasta agosto de 2017 se habían otorgado 21 prórrogas (cantidad que no registraba antecedentes) y los avances fueron más bien pocos.