»Imagen ilustrativa

Ministerio Público Fiscal.- Un hombre de 37 años falleció este jueves tras recibir una lesión de arma blanca en la zona abdominal de parte de su vecino. Discutían por un cabrito que se cruzó de propiedad y fue mordido por un perro de la víctima y el acusado, ofuscado, lo lesionó. Se presentó por sus propios medios en la dependencia policial y entregó el arma empleada. Será imputado este viernes.

El fiscal penal Gonzalo Vega, interino en la Fiscalía de la Unidad de Graves Atentados de Tartagal, investiga un hecho ocurrido ayer jueves por la tarde en Coronel Juan Solá-Morillo, cuando Vicente Pino (37), falleció por shock hipovolémico por herida de arma blanca en zona abdominal.

Según consta en las actuaciones, un hombre de 58 años se presentó voluntariamente en la dependencia policial y reveló que había discutido con su vecino. Todo comenzó porque un cabrito; propiedad de este último; se cruzó a la propiedad contigua y fue mordido por el perro de la víctima.

El hombre declaró que la discusión fue subiendo de tono y fue entonces que extrajo un arma blanca tipo puñal de sus prendas y lo lesionó en la zona abdominal. Al presentarse en forma voluntaria a la Policía, hizo entrega además del arma empleada.

El demorado quedó primero a disposición del Juzgado de Garantías N° 1 y este viernes fue imputado como autor del delito de homicidio simple, mientras se cumplen las diversas medidas probatorias solicitadas por la Fiscalía.