»Imagen ilustrativa

 

El grupo de municipales del área de Servicios Públicos arrancó la jornada de este martes con un bloqueo en el acceso a la Base de Trabajo, en demanda de contratos efectivos para el personal que suma entre 10 a 15 años de antigüedad. Los gremios SOEM y ATE presentaron listas de quienes pasaban a contrato, que fueron rechazadas por los manifestantes y con ese fin, se convocó a una asamblea para selección de nombres.

Alrededor de 600 a 700 empleados municipales de la categoría Eventuales figuran en negro; según dijo el secretario de ATE San Martín, Fermín Hoyos; y continúan en medida de fuerza, exigiendo ser regularizados mediante Contrato.

De momento, y poco antes de las 13 horas, se supo que el Municipio ofreció  un cupo de 10 más por antigüedad, número que; declararon; no satisface a sus demandas, y por lo tanto, el encuentro proseguía.

Los trabajadores se molestaron al escuchar los nombres que figuraban en las listas difundidas esta mañana por Hoyos, argumentando que «se podía trabajar 5 años» y pasar a Contratado. «No conocemos a ninguno de los nombres que se dijeron, seguro que son acomodados de familiares, de futbolistas o de secretarías», dejando en evidencia que la exigencia principal es que se nombren Contratados entre Servicios Públicos. 

Entre las primeras soluciones que se debatieron para llevar conformidad, surgió la realización de una asamblea para definir allí el listado de los que reúnen los años de antigüedad exigidos para ser Contratados. 

Esta franja abarca de 10 a 15 años de servicios; incluso si fueron rotando de área. El grueso de protestantes concentraba al turno mañana y con el correr de las horas se fueron acercando de los turnos restantes, para no ser dejados fuera de la selección.

A pesar de los reclamos de los municipales, Hoyos rescató que fueran por iniciativa propia a plantear la situación a las autoridades comunales, pero aclaró que la definición de la gente que pasa de Eventual a Contratado no le corresponde al gremio; que solo vela porque se cumplan los derechos del trabajador; como sí es un deber del ejecutivo municipal. 

La concentración de los obreros incluyó la quema de gomas, pero esta fue afectada por la lluvia que comenzó a caer pasada las 9 horas. Más allá del temporal, el grupo permaneció igualmente a la espera. «Estamos cansados que nos mientan y nos usen», dijo una de las mujeres en disconformidad.

«La solución la queremos hoy, sino van a pasar los días y esto va a seguir así», finalizó. Cabe recordar que quincenalmente perciben un salario a 300 pesos por día por 6 horas de trabajo; que resulta en 1.800 pesos si se trabaja seis días a la semana, resultando en un jornal de 3.600 pesos al mes.