»Imagen: prensa Defensoría del Público

Agencia NA.- La Defensoría del Público lanzó NODIO, iniciativa con el objetivo de «fortalecer la pluralidad de voces», y según el portal web del organismo, aportará una mirada desde el estudio cualitativo y cuantitativo de la violencia simbólica y las noticias maliciosas ya emitidas. «No existen intenciones de llevar adelante ni el control, ni la supervisión de la tarea de la prensa: son actividades incompatibles con las funciones del organismo», se anuncia. Adepa expresó preocupación por considerar que afecta la «libertad de expresión».

La Defensoría del Público es un organismo creado por el artículo 19 de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley 26.522) bajo la órbita del Congreso Nacional para defender la libertad de expresión de todas las personas que habitan la Argentina. Tiene entre sus misiones y funciones recibir y canalizar los reclamos y consultas de las audiencias y no tiene capacidad sancionatoria alguna.

La iniciativa NODIO (No Odio) se presenta como un observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales. Está pensado como una línea de trabajo que contará con la participación de plataformas, universidades, comunicadores, sindicatos, cámaras empresarias, empresas de comunicación y miembros de la sociedad civil.

En mayo de 2019, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, firmó un documento con un plan de acción, en donde sostuvo: «El discurso público se está convirtiendo en un arma para cosechar ganancias políticas con una retórica incendiaria que estigmatiza y deshumaniza a las minoríasEl odio se está generalizando, tanto en las democracias liberales como en los sistemas autoritarios y con cada norma que se rompe se debilitan los pilares de nuestra común humanidad«.

Adepa en contra
Para la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), «la instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover».