»Crédito imagen: diario El Cronista

 

Región Norte Grande.- La Cámara Nacional Electoral; máximo organismo de la justicia argentina en materia de elecciones; volverá a realizar en las elecciones PASO del 11 de agosto, y en las generales del 27 de octubre, una prueba piloto de comicios por registro biométrico en ciudades fronterizas de Corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones y Salta, para tratar de evitar el doble voto fronterizo.

El operativo va en paralelo con lo que se denomina Operativo Control de Fronteras II, que busca imposibilitar el ingreso y voto ilegal en el país con ciudadanos de doble afiliación.

La medida busca impedir el fraude electoral, y también la votación mediante el registro biométrico se hará en algunas ciudades de la provincia de Buenos Aires, como ya ocurrió en el 2017, aunque aún no se determinó si en las mismas localidades.

Hace dos años, la prueba de biometría se aplicó en 1052 mesas electorales de 110 escuelas, en las provincias de Chaco, Corrientes, Jujuy, Formosa, Misiones y Salta, que representan el 9,82% del padrón electoral de esos distritos; y en 17 escuelas y unas 200 mesas de las localidades bonaerenses de Tigre, San Isidro, Vicente López, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Hurlingham, Tres de Febrero, Moreno, Merlo, Quilmes, Avellaneda, Lanús, Morón y La Matanza, de acuerdo con el registro de la CNE.

En Formosa; una de las provincias donde se hizo el test electoral; votó con huella dactilar el propio gobernador, Gildo Insfrán. La prueba, sin embargo, en este caso puntual no tuvo éxito.

Las autoridades de mesa comentaron en esa oportunidad que el dispositivo no logró reconocer al funcionario; que votó en su pueblo natal Laguna Blanca;  y finalmente debió recurrrirse al sistema tradicional de presentar el DNI y su identidad fue constatada por el presidente de mesa.