»Imagen de archivo (Crédito: Enter News)

EconoJournal.- Petroleras firmarán mañana viernes o el lunes un acuerdo con los sindicatos para reconocer un ingreso no remunerativo por 60 días a unos 60.000 trabajadores que están sin actividad por la cuarentena obligatoria.

Los sindicatos petroleros de todo el país firmarán mañana viernes; o a más tardar el lunes; un acuerdo salarial por 60 días para capear el escenario de suspensión de actividad por la cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo. Las petroleras aportarán una suma no remunerativa (exenta de cargas patronales y obra social) a unos 60.000 trabajadores a nivel nacional que se desempeñan en upstream de hidrocarburos. La negociación entre las petroleras; con YPF y PAE a la cabeza; y los gremios puede segmentarse en tres grupos:

1-Los sindicatos de petroleros privados en Neuquén y Chubut, que ya anunciaron públicamente el acuerdo con las empresas. Son los que agrupan a la mayor cantidad de trabajadores que permanecen en su casa sin actividad por el aislamiento obligatorio. El gremio que lidera Guillermo Pereyra nuclea a unos 20.000 trabajadores que están en esa situación. El que encabeza Jorge «Loma» Ávila suma otros 12.000 operarios. Todos cobrarán un salario mínimo de 8 horas y las viandas correspondientes a esa jornada básica. El recorte de los adicionales (horas taxi, extra y otros) impactará más en el bolsillo de los operarios de servicios especiales (completación y fractura), que podrían ver reducidos sus ingresos en más del 70 por ciento. En promedio, la baja será menor, cercana al 50%. El mismo régimen aplicará para otros gremios como por ejemplo UOCRA, que representa a trabajadores que participan de la construcción de instalación y facilities petroleras.

2-Los gremios de trabajadores jerárquicos, que en Neuquén están liderados por Manuel Arévalo y en Chubut y Santa Cruz (Patagonia Austral) por José Lludgar, agrupan, en conjunto, a otros 12.000 operarios que están sin tareas asignadas. La negociación con esos gremios recién se acelerará hoy. Si bien ya hubo contactos previos, las petroleras aún no comunicaron a los sindicalistas cuál es la propuesta en concreto para Jerárquicos. Lo harán en el transcurso del día. Una de las mayores petroleras quiere un recorte salarial del 60% para sus empleados jerárquicos. Se estima, sin embargo, que el ajuste salarial promediará el 45% o como mucho el 50 por ciento. Las empresas creen que podrán llegar a un acuerdo mañana.

3-Gremios díscolos. Si bien la mayoría mostró predisposición y liderazgo para llegar a un entendimiento con las compañías petroleras, algunas organizaciones sindicales son reacias a firmar. Es el caso, por ejemplo, del gremio de petroleros de base de Santa Cruz, que lidera Claudio Vidal, y de la Federación de Trabajadores de Petróleo y Gas, que reclaman un aumento salarial por inflación. El planteo no parece tener demasiada viabilidad en momentos en que el 90% del personal de la industria petrolera no está trabajando. A este grupo podría sumarse a Camioneros, que también es contrario a firmar. La postura de las empresas productoras; que, en definitiva, al ser el primer eslabón de la cadena, son las que ponen la mayor parte del dinero para cubrir salarios en tiempos de emergencia; avisaron a los sindicatos que si optan por no suscribir el acuerdo tendrán que negociar individualmente con cada una de las petroleras y contratistas para ver cuánto están dispuestos a pagar. Vidal incluso pidió a algunas empresas un bono a pagar por única vez. La coyuntura no parece ofrecer demasiado margen a los sindicatos para dilatar y tensar la negociación. La falta de perspectiva y visibilidad hacia adelante atenta contra esa estrategia. Pereyra lo dijo claro ayer en un audio por WhatsApp que envió a las bases del gremio neuquino cuando afirmó que «nadie sabe cuánto durará esta crisis, si dos meses, cinco o un año».

El acuerdo con los gremios se firmará en estos días (el texto del acuerdo se filtró en los grupos de Contactos Energéticos creado por Luciano Fucello y Pablo Cariddi, aunque esa no es la versión final que se terminará rubricando) incluye una serie de puntos adicionales.

4-Por ejemplo, prevé que las petroleras aportarán 10.000 pesos por cada trabajador alcanzado por el acuerdo para que los gremios puedan garantizar la cobertura médica que ofrece la obra social del gremio. Es el punto clave frente a la crisis sanitaria por el Covid-19. La decisión se tomó porque el sueldo que pagarán los próximos dos meses las empresas tendrá carácter no remunerativo. Es decir, no se pagarán cargas patronales ni obra social. Eso implicará, para las empresas, un recorte adicional del 17% del costo laboral.