»200 efectivos de policía e Infantería dispuestos para el desalojo de 80 familias (Foto e informe: Raúl Costes)

 

El jefe comunal de frontera compró los terrenos ubicados en barrio 18 de Marzo, espacio que corresponden a una hectárea y que lindan con otro que compró en 2’013, apenas asumido como intendente. Con la polémica alrededor de Méndez, se llegó a afirmar que el IPV había comprado los terrenos para la construcción de viviendas, pero luego salió a luz que la compra era de parte del intendente.

De acuerdo con el informe del periodista Raúl Coses, alrededor de 200 efectivos se presentaron hoy por la mañana ante el predio para cumplir con el desalojo dispuesto por orden del Fiscal Penal de Salvador Mazza; Dr. Armando Cazón; tras un pedido al Juez Mariscal Astigueta. 

«Los vecinos no esperaban que se los desalojara», resaltó Costes, «ayer habían ido hasta la Fiscalía Penal para interiorizarse sobre posibles medidas y se les aseguró que nada pasaría», mientras que hoy los vecinos reclamaban el engaño del que fueron parte. El pasado mes; también; fueron censados con la promesa de otorgarles una solución.

 

»Foto: Raúl Costes

 

Los dueños originales, de apellido De La Fuente, llegaron a decir que el IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) les había comprado los terrenos y que el organismo solo abonó la mitad del valor total y necesitaba que se desocupara para abonar la otra mitad. 

Entre los desalojados había muchas familias con niños y mayores solos, que suplicaban entre llantos que no los sacaran del lugar. «El dueño (De La Fuente) nos dijo que no iba a vender, que esto era patrimonio de sus padres, y nosotros habíamos pedido que nos lo vendiera o que la municipalidad lo expropiara para pagarlo en cuotas. Nada de eso ocurrió», se lamentaron.

Los terrenos; ubicados en la zona norte de la localidad (camino a Paraje El Chorro); se extienden por una hectárea, en forma de «L», detalló Costes. Hace tres años que los ocupantes del lugar están allí y como tales venían levantado sus viviendas con elementos de material.

Los espacios ya fueron motivo de disputa y enfrentamientos en 2016, cuando Roque Maximiliano Méndez (hijo del intendente) pidió que se desalojara el predio recién adquirido por su padre. Desde entonces, el lugar ha permanecido vacío y con la maleza crecida.