»Crio. Insp. Andrés Aguirre y Fermín Hoyos (Crédito imagen: Revista Actualidad)

Los municipales de frontera exigen un incremento salarial del 35 por ciento, mientras que el ejecutivo comunal ofreció 30. Hoy se comenzó con un paro contundente, mientras que los líderes gremiales se reunían con el secretario de Hacienda, a raíz de la intervención del Crio. Inspector Andrés Aguirre. Llamó la atención la presencia de efectivos del GOPAR, dado que se había denunciado rompimiento de cuarentena hacia los manifestantes.

Fermín Hoyos; secretario general de ATE San Martín; fue quien expuso el resultado de la reunión mantenida con el Secretario de Hacienda de la Municipalidad CPN Roberto Valverdi, confirmando que el paro continuaba ante el rechazo por la oferta municipal.

Momentos previos al encuentro en mesa de diálogo, Hoyos había tildado de «payasos» a los funcionarios, remarcando así que el intendente Rubén Méndez no estaría presente y sus representantes «no toman decisiones en serio». Ante las excusas que vertió el jefe comunal de frontera; «que debe pedir permiso al ministro (no brindó nombre) para aumentar los sueldos», inquirió «¿quién administra este municipio? ¿Salta o lo administra Méndez?».

El Ministerio de Trabajo de Salta llamó a conciliación obligatoria, pero el gremialista señaló que «no se puede seguir recibiendo sueldos en negro (…) que lo lleven al básico», dijo a los trabajadores congregados ante el Municipio una vez finalizada la reunión con las autoridades. Del pase a planta, no se discutió nada.

»Informe e imagen: Raúl Costes

La contraoferta del 30 por ciento por el ejecutivo no conformó a los municipales; más aún cuando ya ya que presentaba el 10% para mayo, 10% para junio y el 10% para julio; «en negro y no remunerativo para ningún trabajador (…) argumentan que es el mejor básico de la provincia (…) todo es verso», manifestó Hoyos.

Al igual que en los restantes municipios, el pliego también contempla el pase a planta permanente; y en el caso de Salvador Mazza, una de las exigencias de la comuna es sumar a personal de planta política, lo cual el gremio rechaza de manera contundente.

«El municipio ofrece el pase a planta de los trabajadores que tienen 6 años de antigüedad (…) ahí vienen la bronca, ya que se trata de funcionarios, de los cuales ya tienen lista disponible», informó el periodista Raúl Costes. «Esto sería ilógico, ya que se considera una burla que los empleados que esperan ser permanentes hace años vean a sus jefes (políticos) pasar a esa categoría».

Siguiendo la condición de los seis años que plantea la comuna, en la categoría Ccontratados hay 230 empleados, en Eventuales se reúne a 50 municipales y se suman de igual manera el grupo «G20», que reúne a 15 trabajadores que superan la década en el sector de planilleros con un sueldo de $4.000, lo que se enfatizó como «una injusticia» y un argumento de peso para rechazar el pase de personal político.