»Imagen e informe: Raúl Costes

Ayer sesionó el Concejo Deliberante de Salvador Mazza y en la ocasión, un nutrido grupo de vecinos, dirigentes barriales y referentes políticos presentaron un escrito solicitando al órgano que investiguen lo sucedido el domingo de elecciones, ante las denuncias; públicas y radicadas ante la Comisaría; que se vertieron. Otro grupo se asentó en protesta ante la Municipalidad.

Bajo consignas como «Queremos saber de dónde sacó la plata para las elecciones», residentes de la localidad; entre ellos el ex candidato Carlos Villalba; se acercaron al Concejo Deliberante a plantear al cuerpo de ediles que investiguen las denuncias realizadas y que consideren la gravedad de lo expuesto. «Se habla de 10 millones de pesos», remarcaron.

También marcharon por las calles de Salvador Mazza exponiendo pancartas y denunciando públicamente la compra de voluntades, ya que el abogado asesor del Concejo Deliberante consideró que los videos, audios y denuncias (incluso se puede observar a un candidato a concejal de la línea de Méndez) son prueba suficiente para cuestionar la validez de los comicios en frontera.

»Vecinos en el Concejo Deliberante (Foto: Raúl Costes)

Otro grupo de vecinos se asentó anoche de manera pacífica en la vereda de la Municipalidad con carteles que rezaban lo mismo y exigiendo que se repitan las elecciones en la localidad. En respuesta y como precaución, el intendente Rubén Méndez mandó a que se colocara candado en el portón de acceso y establecer custodia policial.

El acampe también cerró el paso sobre Avenida San Martín; principal vía del lugar; pero no impidieron el acceso de vecinos a realizar trámites. Los voceros informaron que en este primer día de protestas el objetivo es lograr la anulación de las elecciones generales provinciales en la comuna o bien la destitución del intendente Méndez.

«Si pone plata (Méndez) y es suya le afecta solo a él (…) pero si no, tiene que dar explicaciones de dónde la sacó», expuso un vecino. Cabe recordar que los punteros del jefe comunal eran quienes indicaban a cada votante comprado dónde debían recibir su pago de 1.000 pesos (2.000 en caso de bolivianos), hechos que se registraron en videos y fotos compartidos a través de redes sociales.

»Acampe en la municipalidad (Foto: Raúl Costes)