»Imagen ilustrativa

 

A inicios de semana, el fallecimiento de una menor de 10 años por «hemorragia digestiva alta» llevó a que un centenar de personas atacaran un puesto de vena de comida, por considerarlos responsables. Los originarios aseguraban que la familia consumió alimento en mal estado. La familia del local debió se llevada al Destacamento de Policía para resguardo, y el edificio custodiado por Gendarmería.

Todo comenzó cuando un grupo de la comunidad San Luis; paraje distante a 7 km de Santa Victoria; compró uno de los productos de un puesto de venta de pollos asados, mismos que se instalan durante las fechas de cobro de planes sociales.

Los puesteros se ubican entre las Avenidas Pilcomayo y Salta, punto donde se concentran generalmente los beneficiarios para percibir sus haberes.

La niña; identificada como Vanesa Frias (10), de etnia wichi; se atragantó con un hueso cuando almorzaba con su familia, «y al parecer el pollo comprado también estaba en mal estado (…) le provocó asfixia y convulsiones (…) tiró espuma por la boca, tiró sangre y no se pudo hacer nada, falleció camino al Hospital», relató Fernando Soria, poblador de Victoria.

El suceso provocó enojo en la familia y los originarios, que inmediatamente arremetieron contra los puesteros, arrojando lo dispuesto para la venta al suelo, para luego dirigirse a la Comisaría exigiendo justicia.

En medio, hubo un forcejeo con uno de los puesteros, dejando como saldo una mujer herida con arma blanca en uno de sus brazos, cuando buscaba rescatar parte de sus productos.

La menor Frías fue la única del grupo familiar afectada, de manera que se esperaba el resultado de autopsia para determinar cuáles fueron las causas de su deceso y si el alimento consumido incidió o no. De momento, el primer informe detalló que su muerte se debió a una «hemorragia digestiva alta» producto de intoxicación.

Santa Victoria no cuenta con Bromatólogo y de allí que al no haber controles higiénicos, la calidad de los alimentos esté en duda. «Hubo casos de descompensados, vómitos y dolores de cabeza en adultos y mayores (…)  todo producto de comprar allí en el lugar del cobro (…) desde hace un tiempo se viene notando y denunciando que los alimentos en venta están en mal estado».