»Imagen ilustrativa

Caciques de comunidades originarias ubicadas sobre Ruta Nacional 86 denunciaron públicamente que ladrilleras del sector se abastecen para el trabajo por medio de conexiones ilegales a la red y en consecuencia, a ellos los dejan sin agua. Esta semana expusieron la situación ante la Municipalidad.

El miércoles, los referentes de las comunidades que se asientan sobre Ruta Nacional 86, se congregaron a la vera del camino en espera de una respuesta y habían anunciado que si no había solución (o sanción) a las ladrilleras, cerrarían el paso sobre el camino.

Antonio Cabana, uno de los caciques, dijo que no era la intención llegar a tanto. «Nos comunicamos con Aguas del Norte en Salta y nos dijeron que el reclamo tiene que ser acá (…) pero no les dicen nada y nosotros nos vamos quedando sin agua», relató. Alrededor de cuatro ladrilleras trabajan a la vera de la 86 en el área urbana de Tartagal.

Los dirigentes denunciaron así que las ladrilleras («cortadoras») se conectan ilegalmente a la red de agua que corre por Ruta 86 desde Tartagal a Tonono, y la consecuencia es que las diferentes comunidades se van quedando sin agua, de por sí ya el sector con baja presión en el servicio.

El problema recrudeció esta semana, y se resiente debido a las elevadas temperaturas vividas. «Queremos que vayan a ver lo que pasa (…) la gente se queda sin agua (…) no sé por qué no lo hacen», agregó Cabana. De igual manera, el dirigente presentó escritos ante la oficina de Aguas del Norte y la Municipalidad de Tartagal.