»Pueblos originarios no dan tregua a la gestión de Mario Mimessi, argumentando desocupación, pobreza, robo de proyectos, uso político y discriminación (Imagen: Félix Medina)

Finalmente está listo el convenio mediante el cual la Municipalidad y la Provincia otorga la construcción de 40 sanitarios para las comunidades originarias. Esto no evitó que los referentes; con Cabana, Pico, Segundo y Durán a la cabeza; realizaran una manifestación exigiendo que las obras fueran solo para las comunidades, sin intervención de criollos.

Varias cooperativas de pueblos originarios, de diferentes etnias, y caciques con sus gentes se manifestaron ante la Municipalidad esta mañana, cerrando el paso por calle Belgrano. Los referentes se enteraron que el convenio por la construcción de 40 baños ya está listo, como también el presupuesto; ya que se había citado a los adjudicados para la firma del documento.

Presentes hoy ante la comuna, exigían por un lado que los trabajos se destinaran exclusivamente a los originarios y por otro, había disconformes con el número de núcleos otorgados o no otorgados y acusaban discriminación.

En un intento por forzar la cuestión, el cacique Cabana ingresó por la fuerza al interior de la Municipalidad por la puerta de acceso al canchón municipal; exigiendo que el coordinador Luis Leguizamón les informara sobre la disposición de los trabajos y a quiénes se otorgaban, provocando un momento de gran tensión en pocos minutos que no pasó a mayores.

La manifestación fue motivo para que interviniera también Infantería de Policía, efectivos de la Comisaría 42, de civil, 911 y personal de seguridad. El coordinador Jorge Pascale fue quien dijo que serían las comunidades las que manejarían la ubicación de los núcleos (se eligieron las iglesias).

De los puntos que cada grupo reclamaba, destacó la denuncia que realizó la dirigente originaria de Movimiento Oktubre. Ellos habían presentado un proyecto para construir el perimetrado de Escuela La Mora y en un primer momento se barajó la posibilidad de dividirla con dos cooperativas para sobrellevar la desocupación.

Sandra Correa; titular del Movimiento; denunció públicamente que Gustavo Macías (ex Movimiento La Dignidad, apartado por denuncias de ultraje) fue el único adjudicado con los trabajos, con lo cual señalaron que Leguizamón incumplía una vez más las garantías que brindaba. «Él (Macías) amenazó a la dirigente si ella reclamaba por la otra mitad de la obra (…) ya lo denunció a la justicia», remarcó Correa.

»Los manifestantes eran más de 100 pero se distribuían en varios grupos (Imagen: Félix Medina)