»Imagen del desalojo ocurrido el fin de semana (Crédito e informe: Julio Nogales)

Dos viviendas fueron usurpadas en el sector de Parcela 37; en zona este; por dos familias que ingresaron argumentando que necesitan los hogares. Uno de los domicilios invadidos tiene como propietaria a una mujer mayor de edad. Los vecinos resistieron la usurpación y consiguieron que los dueños originales recuperen sus casas.

La ocupación de los domicilios se produjo hace una semana, el sábado 15, en el sector conocido como Parcela 37, en barrio Nueva Esperanza. En una de los viviendas residía una mujer mayor de edad y ese fue el detonante para que los vecinos de alrededor se proclamaran en apoyo y exigieran la intervención policial para que los usurpadores desocuparan la casa.

Los vecinos denunciaron que la usurpación fue encabezada por una conocida familia que se dedica a vender terrenos y domicilios que previamente ocupan de manera ilegal, aduciendo necesidad. A modo de prueba exhibieron papeles de compra-venta con la firma de los responsables de la treta. «Tenemos la firma de los vecinos pidiendo que esa familia se vaya, porque son conflictivos», remarcaron.

El desalojo, en el cual debió intervenir personal de Infantería de Policía además de los efectivos, se produjo en horas de la tarde del sábado. Sin embargo, hubo personas inquietas al notar que los usurpadores se llevaron chapas del lugar. Aparte, los vecinos denunciaron que los apropiadores residían en un terreno lindante, propiedad de una familia de policías.

En el caso de la vivienda de la abuela, se ausentó varios días por motivos de salud y según contó; al retornar; se encontró la casa ocupada. «El chico que se metió tiene un buen trabajo, es petrolero y me dijo que cuánto quiero por la casa (…) quiero mi casa, yo no le robé a nadie, me lo hice trabajando«, decía la mujer.

Desde Policía se informó que uno de los domicilios registra pedido de desocupación para este fecha. Las viviendas en cuestión se ubican en calle San Lucas y San Cayetano.