»Crédito imagen: archivo diario El Chaco Informa

 

A pocas horas de fallecida la segunda víctima por la explosión de un ducto, comunarios de Villa Montes; en horas de la madrugada de este jueves; habrían registrado una fuga de gas en uno de los ductos que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos en la comunidad de Puesto Uno.

El periodista Adalberto Montenegro; de radio Top de Villa Montes; confirmó que Filomena Ávila de Méndez (35) falleció a consecuencia de las heridas y quemaduras producto de la explosión del ducto de YPFB.

«Hasta el momento, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos todavía no ha presentado un informe oficial de cuáles habrían sido las causas (…) en los próximos días se tendrá un informe, según el personal, para establecer a los culpables de esta rotura que cegó a una familia», afirmó Montenegro.

De acuerdo con medios del sur boliviano, los comunarios de la zona empiezan a revelar detalles que ponen en duda la versión oficial del accidente atribuido a terceros.

«Los menores están recibiendo una serie de transplantes en Estados Unidos, en terapia intensiva, que los ayude a mejorar su situación (…) hay un hijo mayor de 32 años que quedó; hijo del señor; que ha viajado para acompañar a sus medio hermanos, que ahora han quedado huérfanos», completó el periodista.

La quinta víctima, una vecina de la familia que solo registraba quemaduras en sus pies, ya fue dada de alta y se encuentra con su familia. 

Alerta por fuga de gas
Hasta el momento solo se conoce el informe de los comisarios de la Gobernación Regional de Villa Montes que emitió por Radio Lasser.  “Se trata de la fuga de gas de una válvula”, detallaron.

 

»Comunicado de la empresa (Crédito imagen: diario El Deber)

 

“El ruido que alerto a los comunarios se produjo porque se pinchó una cañería de al menos 20 pulgadas y por la gran presión que tenía el gas al salir, afortunadamente no existía fuego cerca por lo que no se registró ningún incendio”, manifestó Enrique Sánchez Lorenzetty responsable de Seguridad Ciudadana del Gobierno Autónomo Regional del Gran Chaco – Villa Montes al diario El País o Line.

El incidente se produjo al promediar las 2:00 de la madrugada (HB) de este jueves, cuando una mujer de la comunidad Puesto Uno se comunicó con Seguridad Ciudadana del Gobierno Autónomo Regional del Gran Chaco – Villa Montes reportando fuga de gas en un ducto que atraviesa la zona y que esta sobre el nivel de la tierra.

Según se informa personal de YPFB llegó al lugar por el llamado de los comunarios y procedieron a controlar el hecho cerrando la válvula para evitar que siga escapando gas.

Todavía se espera un informe de YPFB por la explosión del ducto
Mientras la situación se vuelve dramática, YPFB Transporte no ha avanzado nuevas informaciones sobre la investigación de lo sucedido en la Comunidad El Pelícano, donde explotó el ducto Yacuiba – Santa Cruz, entre las estaciones de compresión de Caigua y Taquipirenda.

El mismo 18 de octubre en el que se produjo la explosión, YPFB Transporte fue matizando su versión, desde entonces: silencio. Silencio incluso luego de que comunarios de la zona pusieran en duda la versión de la intervención de terceros al evidenciar que el ducto se encontraba enterrado y el único vehículo quemado producto de la explosión en la zona era una motocicleta.

El vocero oficial de YPFB Transporte, Wilson Zelaya, que calificó entonces la situación de “crisis”, acabó por dejar todo en nebulosa al indicar que se investigaba lo que “mecánicamente ha sucedido con el caño” y lanzó la hipótesis de que un camión con una carga pesada hubiera podido fisurar el ducto; camión que nunca ningún comunario vio nunca en el lugar.

Las diferentes comunidades del Gran Chaco mostraron su preocupación por el incidente, recordando que todo el Chaco está surcado por ductos de diferente data de los que se desconoce el estado de mantenimiento y conservación. En ese sentido, además de pedir medidas de seguridad en los lugares identificados, con señalética, vallas separadoras y otros, exigieron también una auditoría al sistema para garantizar que no habrá nuevos problemas.