»Imagen ilustrativa

 

Entre sábado y domingo, varios residentes notificaron a la empresa GasNor que estaban sin gas domiciliario debido al robo del caño de cobre del gabinete. Una dotación de personal de la empresa reparó los daños ocasionados. El hurto de este material no deja de revestir peligro, ya que puede ocasionar una tragedia.

De los hechos registrados se desprende que los ladrones tuvieron especial cuidado con cerrar previamente la llave de paso del gas. Cabe recordar que el suministro de gas a una red domiciliaria se concreta mediante conexión desde la red al medidor se efectúa por medio de un caño negro de 19 mm, llamado «servicio domiciliario» (dobla).

El gas circula a media presión desde la red, hasta el regulador que se ubica en el nicho del medidor; cuyas dimensiones en promedio constan de 65 cm. x 45 cm x 30 cm de fondo. La cañería llega al medidor, previo paso por la «llave comando» de Gas, la cupla aislante, dispositivo intercalado para evitar la actuación de corrientes eléctricas vagabundas.

Es en este punto que continúa con un flexible de cobre y llega al regulador. El gas sale de allí reducido a baja presión (aproximadamente a 20 gramos/cm2) para ser utilizados por los artefactos internos del hogar.

Los robos se registraron en domicilios de los barrios ubicados detrás del Complejo Deportivo y en alrededores de Club Libertad.