»Abigail Antelo (Foto: gentileza Raúl Costes)

 

Hoy inicia en Yacuiba el juicio por la muerte de Abigail Antelo, la joven de 17 años oriunda de Salvador Mazza. El 4 de septiembre se cumplen tres años de su hallazgo en cercanías a la Quebrada Internacional. La violencia y las mutilaciones que presentaba el cuerpo de la joven dio lugar a un sin fin de especulaciones. Hay un detenido por los hechos.

La estudiante cursaba el cuarto año en la Escuela de Comercio Antártida Argentina, y desde el primer momento sus compañeros y profesores destacaron que la joven era muy buena alumna y buena persona. 

Según publica el Nuevo Diario de Salta, que recoge las declaraciones de la senadora provincial Gabriela Cerrano, un factor determinante fue lo que “sucede en muchos casos de desapariciones de personas, la policía no tomó la denuncia de manera inmediata. Tardó ocho días en hacerlo pese a que Abigail era menor de edad y residía en una localidad fronteriza”.

Hay  un detenido por el caso, a ser juzgado por el Tribunal de la ciudad boliviana.

Por el lado de Salta, y por iniciativa de Cerrano, el Senado tratará el 7 de setiembre la Ley de Búsqueda de Personas, para insistir en la figura del incumplimiento de deber de funcionario público para la policía, la celeridad en la búsqueda y la creación de un registro público. La legisladora del PO anunció que pedirá que la Comisión de Derechos Humanos del Senado, reciba los testimonios

El 25 de agosto de 2014
Abigaíl Antelo desapareció de su hogar el 25 de agosto de 2014, cuando salió de su casa; en Salvador Mazza; a las 09:30 hacia Bolivia, para ir a comprar una remera que usaría en las fiestas patronales.

Según un testigo que declaró ante la Policía, la vio del lado argentino alrededor de las 10;30, regresando de Bolivia y con una bolsa en la mano.

El testigo relató que en ese momento un automóvil azul, con vidrios polarizados, se acercó y Abigail se subió, al parecer por decisión propia.

Como resultado de un operativo policial en la localidad de San José de Pocitos, su cuerpo fue encontrado días después cerca de la Quebrada Internacional. “Desnudo y con rastros de violencia física”, según fue confirmado por el médico forense Walter Flores Espinoza, en el hospital regional Rubén Zelaya de Yacuiba.