»Imagen: gentileza

El actual interventor de Aguaray, Adrián Zigarán, se encontró con deudas en combustibles y a proveedores, faltante de dinero y sueldos adeudados en la localidad. A menos de una semana de asumir, Zigarán viajó a Salta para presentar el primer balance, solicitando 15 días para normalizar todo. Incluso, se estudia la posibilidad de denunciar a Prado por mala administración pública.

La comunidad Tres Quebradas mantiene su reclamo por servicios básicos, y hasta el momento fue el mayor conflicto que tuvo la administración del recién asumido Zigarán. «Han pasado muchos gobiernos y ninguno ha solucionado la cuestión de la comunidad», dijo el periodista Juan Espinoza.

Aparte de Tres Quebradas, el estado de las finanzas municipales constituye el centro de atención.

Zigarán viajó a Salta Capital ante los primeros sondeos realizado, al encontrar una deuda de 1.500.000 pesos en combustible para el parque automotor, la queja por el faltante de 6.000.000 pesos (de parte de una empresa) y falta de información sobre el superávit de 8.000.000 de pesos que dejó la administración de (Dr. Alfredo) Darouiche.

«Zigarán pidió 15 días para normalizar todo en Aguaray», continuó Espinoza. La situación financiera de la comuna incluye una deuda de cuatro meses de sueldos al Concejo Deliberante y a 500 municipales eventuales.

«Todavía más, hasta hace unos meses, el barrio 9 de Julio recibía una partida de bolsones alimentarios (parte de un programa nacional) que se destinaban a embarazadas, madres con hijos hasta 6 años y adultos de tercera edad. Se distribuían después de un censo que realizaban los agentes sanitarios de APS (…) sin explicación, esos 70 a 85 bolsones que se distribuían en el barrio se pasaron a los pueblos originarios», relató el periodista.

La última vez que los bolsones se distribuyeron entre los beneficiarios fue en campaña del ex intendente Enrique Prado. Luego siguieron dos meses sin los bolsones, motivo por el cual muchos consultaron los motivos. Cada partida de bolsones era diferente si el destinatario era una embarazada, madre con hijos menores de 6 o un adulto mayor.

Para cerrar, el periodista remarcó que Zigarán; en su anuncio de intenciones de «ordenar el Municipio» y «buscar el candidato» para las elecciones del año próximo; también manifestó que esperan «vivir las fiestas en paz», lo que lleva a muchos empleados municipales a considerar que después del 31 de diciembre su situación laboral será inestable.