»Auditoria General de Salta (Foto: Benito Arrieta)

El concejal Santiago Vargas; del bloque de la UCR; se refirió al informe preeliminar de la Auditoría General de Salta sobre el desempeño de la Cooperadora Asistencial de la Municipalidad. El periodo cuestionado es el sucedido durante la gestión de Sergio Leavy. Entre los puntos más graves encabeza la falta de CUIT por no estar inscripta en AFIP, de manera que compra de bienes se realizaron por medio de la Municipalidad, aparentemente sin rendiciones.

El concejal Vargas recordó que el bloque de la UCR solicitó contadas veces informes sobre la Cooperadora Asistencial, siendo que el primero se realizó en 2015, por parte del actual diputado provincial Mario Mimessi. 

«En ese momento se pedía se informe sobre quiénes eran sus miembros y que se rindiera cuenta de los gastos», comenzó diciendo, «lo que llega ahora es aclarador sobre el mal manejo que se realiza sobre fondos públicos». 

«El dinero de la Cooperadora sale de un impuesto que la Municipalidad le cobra a los contribuyentes para las Cooperadoras Asistenciales (…) es independiente de la Municipalidad y la primera irregularidad es que al no estar inscripta en AFIP no tiene CUIT (…) no podía facturar y lo hizo a nombre del municipio, así que la Municipalidad es como que se apoderó de ese dinero». 

Vargas lo atribuyó a que seguramente, Sergio Leavy (entonces Intendente en 2015) se «confundió» en los roles, al ser presidente de la Cooperadora, pero «pero está acostumbrado a esto, a estos mal manejos», remató.

«Se fueron sucediendo otras irregularidades (…) el dinero de Cooperadora se deposita en cuenta de Banco Macro y se debe rendir mes a mes y nunca se hizo», continuó y agregó, «no existen los contratos con odontólogos y ginecólogos (aunque lo cuentan) y lo más grave es que se pagaban con cheques y hoy no tenemos recibos ni facturas», ejemplificó.

 

»Santiago Vargas (Foto: FM Alba)

 

«Son seis millones y medio de pesos que se gastaron en 2015 y no hay respaldo de casi el 90 por ciento del gasto», resaltó Vargas, contradiciendo así a diputados provinciales y al propio Leavy; que defendieron lo actuado anteponiendo la solidaridad o cuestiones de forma, «hay leyes que se deben respetar». 

Más crítico todavía ante la revelación de la Auditoría General de la Provincia, el edil  señaló que se otorgaron 10 días de plazo para que se levantaran las observaciones realizadas y no se hizo. Como argumento, recordó lo ocurrido en Salta Capital y cómo el intendente Gustavo Sáenz se vio comprometido. 

«No es una cuestión de forma (…) ese señor que hoy se presenta y quiere ser candidato a Gobernador ¿así va a manejar la provincia? ¿así piensa manejar la provincia, de manera discrecional, gastando la plata en lo que cree y sin cumplir las normas y las leyes correspondienes? la que nos espera entonces», concluyó.

Irregularidades que detalló la Auditoria De Salta
– La Cooperadora no se encuentra inscripta en la AFIP, por lo tanto no posee Cuit, por lo tanto «todas las compras de bienes realizadas con documentación que acredita propiedad (factura, remito y recibo) se realizaron a nombre de la Municipalidad de Tartagal»
– Las autoridades de la Cooperadora sólo sesionaron tres veces en el Anexo: una vez en abril y dos veces en octubre, cuando deberían sesionar dos veces al mes.
– En el libro de actas se encontraron páginas en blanco
– La Cooperadora no presentó a la Auditoría las rendiciones de cuenta de los meses de enero a diciembre de 2015 en el que se manejó la suma de $ 5.960.379
– Los auditores detectaron que se gastaron $ 657.969, que representan aproximadamente el 10% del total (5.960.379) sin documentación respaldatoria
– En 2015 la Cooperadora dice haber gastado en profesionales médicos $977.595, pero no suministró los contratos ni documentación a la Auditoría en donde se detallen los deberes y obligaciones de cada una de las partes
– En compra de pasajes a personas carenciados se abonó la suma de $2.209.750,07, la Cooperadora no suministró los convenios con las empresas prestatarias, ni las listas de beneficiarios o comprobantes que permitan verificar la efectiva recepción del servicio
– La Cooperadora compró en forma directa camas y cuchetas por un importe de $328.000 y zapatillas por un monto de $167.750 pesos también en forma directa
– La Cooperadora realizó un gasto de caja chica de 176.000 pesos sin ninguna documentación respaldatoria.