»Evo Morales pasó por México bajo condición de «refugiado» y también por Cuba (Foto: AFP)

El Deber.bo.- La población argentina Salvador Mazza limita con el municipio de Yacuiba en Bolivia. El depuesto presidente Evo Morales está en Buenos Aires. La canciller Longaric pide que no le concedan «un micrófono abierto».

Evo Morales llegó ayer jueves a la Argentina y se quedará en calidad de «refugiado», según lo confirmó el canciller Felipe Solá. El depuesto presidente establecerá su cuartel general en Salvador Mazza, a 5 kilómetros de Bolivia, supuestamente condicionado, porque las autoridades del vecino país le prohibieron hacer declaraciones.

Junto con Morales también llegaron su vicepresidente Álvaro García Linera, la ministra Gabriela Montaño, el canciller Diego Pary Rodríguez y el embajador de Bolivia ante la OEA (Organización de los Estados Americanos) José Alberto Gonzáles.

El canciller argentino aseguró que Morales no podrá realizar ninguna declaración política en su calidad de refugiado, como mandan convenciones internacionales. «Nosotros queremos de Evo Morales el compromiso de no hacer declaraciones políticas en Argentina», dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Será vecino, en la provincia argentina de Salta. Radicará en un lugar que se encuentra, en vehículo, a 13 minutos y 5 kilómetros de Yacuiba, confirmaron altas fuentes del MAS.

Willman Cardozo, excandidato a senador por CC, coincidió con la versión. «Desde Salvador Mazza pretende dirigir la campaña de su partido y eso significa que todo el terremoto político va estar concentrado en el Chaco tarijeño».

El secretario ejecutivo de la Federación Departamental de Interculturales de Tarija y militantes del MAS, José Yucra, no confirmó ni desmintió tal versión.

Sin embargo, aseguró que la intención de Morales es regresar al país desde Argentina, «aunque tenga que ir como preso político, para dirigir la campaña electoral».

Incomodidad en la derecha boliviana
El diario El País.bo publicó las declaraciones de representantes de la derecha boliviana tras la llegada de Evo Morales a la Argentina. Legisladores se pronunciaron y afirmaron, que la presencia de la exautoridad en el vecino país es «peligrosa«, porque consideran que incurrirá en actos de intromisión política dentro del Estado boliviano.

La diputada de Unidad Demócrata (UD), Lourdes Millares, afirmó que Morales al estar «más cerca» de Bolivia, es posible que incurra en actos de intromisión política, por lo que considera que el Ministerio de Relaciones Exteriores debe exigir al gobierno argentino que la ex autoridad cumpla su condición de asilado o refugiado.

«Evo Morales al estar en Argentina es más peligroso que cuando estaba en México y como jefe de campaña del MAS puede incurrir en actos de intromisión política dentro del Gobierno, eso no debe suceder y hay que exigir a Argentina que le haga cumplir su condición de asilado o refugiado», indicó.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, lamentó que el ex mandatario tenga que estar «deambulando por la vida» sin un lugar donde vivir a causa de los «errores» que cometió en el territorio nacional y le pidió que se vaya «más lejos» y deje al Movimiento Al Socialismo (MAS) trabajar en sus objetivos, sin sus intromisiones.

«En un momento (Evo Morales) fue muy querido en Bolivia, pero ahora está deambulando por la vida, sin un lugar donde vivir. Se hubiese quedado en el país, pero ha cometido muchos errores (…). Creo que debería irse más lejos y dejar a su gente que se organice, tienen que gente capaz, como también algunos metidos con el narcoterrorismo», agregó.

Otro legislador, Amílcar Barral, señaló que el Gobierno debe tomar los recaudos necesarios ante cualquier tipo de «intromisión política» de parte de Morales. Agregó, que no «en vano» fue nombrado jefe de campaña del MAS.

Por su parte, el diputado del MAS, Efraín Chambi, remarcó que los militantes del partido político, liderado por Morales, están «dolidos» por la ausencia del ex mandatario. Sin embargo, dijo que esperan que, a través de las nuevas elecciones del próximo año, pueda retornar. Aseveró que la lejanía de su líder es una «mala experiencia» que el MAS está asimilando.

El Dato
– El Congreso Boliviano todavía no ha debatido, tratado ni aprobado las notas de renuncia de Evo Morales, Álvaro García Linera y de su gabinete; de manera que la comitiva puede incluso llegar a presentar calidad de «refugiados políticos».