»Luis Alberto Nino, 25 años (Foto: Raúl Costes)

 

La familia de Luis Alberto Nino rechazó rotundamente las publicaciones de un diario provincial, que por ayer lunes publicó que el fallecido joven había pasado dos kilos de drogas y por eso había sido asesinado. No es la primera vez que el diario es cuestionado. «No se cita fuente o autoridad alguna, y tampoco los detenidos declararon», afirmó Raúl Costes, periodista de Salvador Mazza.

Costes, también suegro del malogrado Nino, recordó que no hay declaraciones; aún; de ninguno de los cinco detenidos y por lo tanto, no es posible establecer teoría alguna, «a menos que se siga una investigación paralela que no comparten con nadie más que con ellos», remarcó el periodista, respecto a las publicaciones de diario El Tribuno.

La nota del matutino señalaba que «Se afianza la hipótesis de un ajuste de cuenta vinculado al narcotráfico. Para la Policía y la Justicia, el jefe de un clan boliviano ordenó el crimen», escrito que provocó la indignación de la familia.

Ruth, hermana de «Luchín» (apodo con que era conocido) replicó que «desde que mi hermano desapareció, empezaron a publicar cosas que nada que ver (el diario) no respetan la muerte de mi hermano y publican cualquier cosa (…) mi hermano era un chico muy trabajador, hacía tres años que estaba en esa panadería y cuando salía venía por mi casa».

Sobre Calvimonte, el señalado como entregador de Luis Nino y quien le habría pedido que pasara droga (según el diario Tribuno), la hermana manifestó que era un amigo más que integraba el grupo de conocidos de Nino. 

En la localidad se han llevado a cabo una serie de marchas en reclamo de mayor seguridad, ya que se han multiplicado los robos y asaltos, y en respuesta, el municipio recambió luminarias en las principales avenidas y calles.

Sin embargo, y el tema dividió opiniones, el 60 por ciento de los efectivos policiales de frontera fue removido. Para algunos, debido al sospechoso inaccionar diario salvo cuando se convocan trabajadores ante la comuna, pero para otros la  movida no deja de ser sospechosa y se preguntan cuáles serían las reales intenciones de fondo.