»Imagen: Marcelo Machaique

Un grupo de siete profesionales universatarios Educadores Sanitarios de Tartagal fueron contratados por el Ministerio de Salud de Salta en febrero de este año para sumarse al trabajo sanitario de provincia en casos de desnutrición infantil. Sin embargo, y por quejas de agentes sanitarios, fueron apartados a los tres días de iniciada la labor. Desde entonces, su situación quedó en duda, a pesar que el contrato laboral siguió corriendo.

Una de las voceras del grupo manifestó que en marzo fueron convocados por la Universidad Nacional Salta a una entrevista en el Ministerio de Salud, cita que respondía a la declaración de Emergencia Sanitaria en Salta por los decesos en casos de desnutrición infantil que se registraban en el chaco-salteño.

A las requisitorias del llamado, comenzaron a trabajar el 10 de marzo en el Hospital Juan Domingo Perón; en el sector de APS (Atención Primaria de la Salud); realizando trabajo administrativo, de acuerdo a lo establecido por DNU 140 (fechado el 29 de enero de 2020) de la provincia de Salta.

La labor de los educadores sanitarios duró 72 horas. A los tres días y por quejas elevadas por los agentes sanitarios (que temieron ver invadida su área de trabajo). «Nos dijeron que hubo un conflicto con los agentes sanitarios (…) además nos dicen que los contratos no habían vuelto de Salta», detallaron.

Sin embargo, comprobaron que los contratos fueron girados a Tartagal al segundo día de estar trabajando; «al igual que los enfermeros que hasta hoy siguen trabajando y que firmaron también ese día»; de manera que los contratos corren desde el 11 de marzo y no han tenido alguna otra novedad al respecto.

Este miércoles esperaban ser recibidos por la ministra Josefina Medrano y plantear la situación de incertidumbre en la que se encuentran desde entonces. «Somos profesionales universitarios, recibidos en 2006, en la primera promoción de educadores sanitarios que egresó en Tartagal», cerraron.