»Alberto Céliz Chávez

 

El escritor, poeta, ex concejal y ex secretario de gobierno municipal, Alberto Celiz Chavez, falleció este sábado 16 de junio alrededor de las 19:55 producto de un paro cardíaco. En septiembre cumpliría 77 años. En 2017 su obra literaria fue declarada de «Interés Histórico y Cultural», por el Concejo Deliberante de Tartagal.

Alberto Celiz Chavez Ferrari (nombre completo) habia nacido el 29 de septiembre de 1941 en Campamento Vespucio y falleció a pocos días de cumplido el primer aniversario de la partida de Nelly Mecle, concertista de Tartagal, y con quien fueron padres de la Prof. Melina Chávez Mecle, Licenciada y Doctorada en Letras.

Celiz Chávez se desempeñó ampliamente en el mundo cultural de nuestra ciudad y la región. En los últimos 14 años condujo su programa de música ciudadana «Tango, Discusión y Clave» por el aire de FM Alba, de lunes a viernes a las 20 horas.

En la vuelta de la democracia, fue designado Secretario de Gobierno Municipal por Roberto Romero y junto con él Alim Akel para Intendente de Tartagal.  A posterior, fue tres veces concejal, siendo su último desempeño el periodo 2001-2003.

Fue también prolífico su trabajo literario, con una producción de poemas relacionados con el tango y sobre todo; según destacó en el último tiempo; su «Himno a Tartagal»; tema sobre el cual ingresó proyecto al Concejo Deliberante para que se conviertiera en oficial.

El órgano contralor, a su vez, declaró en 2017 de «Interés Histórico y Cultural» la obra literaria del escritor, bajo la Declaración Nº812/2017, entre los cuales destacan Amatoria en Tartagal, La Iglesia vacía, La Misa Chaqueña, Tartagal: La Verdadera Historia, El Cura, El Diálogo y el Alma, Himno a Tartagal, El día que Zoilo Buenaventura se mató en Tartagal y El fantasma del General (producción que se adjuntó al proyecto elaborado por todo el cuerpo legislativo).

Sus restos fueron sepultados hoy lunes en el Cementerio «San Antonio de Padua» de Tartagal. Desde nuestro medio acompañamos a su familia y amigos en tan dolorosa pérdida, y damos el último adiós a quien fuera nuestro compañero de trabajo.