»»Les pedimos su apoyo. Mañana 25 de abril se inicia el juicio oral y público», manifestó la familia de Ponce (Foto: FM Alba)

 

La familia del joven muerto en enero de 2014, a un costado de la Ruta 81 camino a Fortín Dragones. El juicio oral y público comienza mañana en Ciudad Judicial Tartagal, se ubicó hoy en Plaza San Martín para repartir volantes y pedir el apoyo de la comunidad a su causa. El juicio debió iniciar el 31 de octubre de 2017, pero se aplazó tras notificación de cambio de fiscal.

Walter Ponce (20) fue asesinado a puñaladas el 16 de enero de 2014. La familia señaló a Cristian Fabricio Torres y a Adrián Alejandro Aranda como los responsables, luego de una inspección que realizaron a su teléfono celular.

Hoy se ubicaron pacíficamente en Plaza San Martín; sobre calle Güemes; con pancartas y repartiendo volantes, instando a que brinden apoyo a la familia. «Nos hacen sufrir constantes humillaciones», dijo su madre esta mañana, en referencia a los dos, que estuvieron presos seis meses por ser menores de edad en ese momento (16 y 17).

 

»Walter Ponce (Foto: gentileza)

 

Torres fue detenido la madrugada del día siguiente a ocurrido el homicido (fijado hacia las 22 horas), mientras que con Aranda ocurrió a los pocos días, dado que se hizo pasar por testigo para eludir a los investigadores.

«Dos veces se ha suspendido el juicio y ellos se siguen burlando de nosotros», marcó la mujer, «ellos y sus padres». La familia es oriunda de Dragones y hoy estará todo el día manifestándose y mañana miércoles; en el inicio del juicio (previsto para las 9 horas), a primera hora ante Ciudad Judicial.

«La justicia nunca encontró pruebas sobre ellos dos porque los primeros que estuvieron en la cancha (Carrera de Tito Vera) fueron los familiares de esos chicos», lanzó, «hicieron desaparecer la cuchilla que usaron».

odavía más, una de sus hermanas reveló que uno de los involucrados se desempeñó como guardia de seguridad en un banco de Tartagal y que actualmente trabaja en un comercio de esta ciudad. «Todo como si no hubieran hecho nada», se quejó la joven.

«Los dos asesinos están viviendo en Tartagal», siguió su madre, mientras esperan que el juicio no se suspenda de nuevo, como ya ha ocurrido dos veces. La última fue el 31 de octubre de 2017, cuando se anunció el cambio de fiscal como motivo para el nuevo aplazo.