»Sergio Leavy fue quien colocó la nueva corona (Foto: prensa Municipalidad de Tartagal)

 

El artesano y orfebre salteño fue el encargado de fabricar la nueva corona para la Virgen de la Peña, que tiene marcadas diferencias con la anterior en base a diseño y fotografías registradas de la anterior. El estilo de la nueva sigue la línea del estilo de la orfebrería religiosa del norte, que es el barroco iberoamericano. Fue presentada anoche, en la Misa de Entronación y Coronación.

Ayer martes se realizó la misa y entre las diferencias que tiene la nueva corona figura la cantidad de mazos; que son seis en vez de los cuatro de la anterior; como tampoco tiene incrustaciones de piedras.

La corona se fabricó con plata 9.25 y mantiene el estilo Barroco Iberoamericano que surgió en el Siglo XVII como característica de la orfebrería religiosa de las culturas andinas.

«La fabricación lleva 60 días corridos y más (…) se va trabajando por parte. Cada una de las piezas, cerco, potencias y todo lo que tiene la cruz (…) necesita un tratamiento, un blanqueado, cincelado y se va soldando», explicó.

El trabajo le fue encargado prácticamente después del hurto de la primera y tomó un año su elaboración. También Bertero fue el encargado de realizar la corona del Niño Jesús que sostiene María de la Peña. «Tardé un año para hacerla, igual tiempo que me tomó la anterior», siguió.

«Sé que el robo y tráfico de bienes culturales están a cargo de Interpol», dijo finalmente sobre la desaparecida reliquia religiosa, cuya investigación no arrojó resultados sobre el autor del robo o el destino que tuvo.