»Walter Ponce (Foto: gentileza)

 

La hermana del joven muerto en 2014 se mostró dolida por el fallo de la jueza Sandra Mabel Sánchez, jueza de la Sala II y de menores 2 del Tribunal de Juicio. «Se comprobó que a mi hermano lo asesinaron, dictaron culpable pero sin condena», dijo la joven. La familia apelará la decisión, el próximo 4 de mayo.

«Con mi familia terminamos mal», indicó Judith, hermana de Walter Ponce. El juicio; abreviado; se desarrolló ayer miércoles en Ciudad Judicial Tartagal, y si bien estaba inicialmente previsto comenzar a las 9, a las 11 horas fue cuando empezó, pudiendo ingresar al recinto solo la madre con los abogados de la familia; Flores y Teseira.

De acuerdo con la información acercada por el Poder Judicial de Salta, la jueza Sánchez declaró penalmente responsable a Cristian Fabricio Torres, por considerarlo autor del delito de homicidio, pero decidió no imponer sanción al menor.

La no imposición de una pena tiene como fin una resocialización de los jóvenes en conflicto con la ley, que se encuentra prevista en la Convención Interamericana sobre los Derechos del Niño, y la importancia de promover la reintegración social, quien deberá asumir una función constructiva en la sociedad, lo que Torres demostró en la audiencia.

La familia del joven fallecido había dicho que Torres, mudado de Dragones a Tartagal, se había empleado como guardia de seguridad; pero que en cada ocasión que tuvo oportunidad hizo burla a la tragedia de la familia, actitud que repitieron familiares de los involucrados.

Ambos eran menores de edad al momento de los hechos. El forense demostró que Ponce fue muerto con dos armas punzantes, diferentes una de otra, lo que señalaba a dos responsables del ataque homicida.

En el mismo fallo, Adrián Aranda fue declarado no responsable del delito de homicidio por el que había llegado acusado al juicio. «Teníamos la esperanza de que se iba a hacer justicia por mi hermano (…) con todas las pruebas presentadas, con la declaración del forense, con el testimonio de los testigos, con el sufrimiento y el dolor de mi mamá (…) no hay consuelo», siguió la joven.