»Pablo Kosiner, diputado nacional (Imagen: prensa Pablo Kosiner)

 

Este jueves por la tarde se difundió que el secretario de Energia de la Nación; Javier Iguacel; quedó imputado por abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Más temprano por la mañana, el diputado nacional por Salta, Pablo Kosiner, se refirió a la impopular medida que trasladaba a los consumidores «el costo de mantener determinado nivel de rentabilidad a estas empresas producto de la devaluación».

Los legisladores pretendían tratar en sesión la Resolución 20/2018 y pese al anuncio realizado el miércoles respecto a la marcha atrás con esta medida, no se había acercado al Congreso ni emitido ningún documento oficial sobre la derogación; lo que se esperaba sucediera este jueves. «Si esto es así, será un tema resuelto, si no, habrá que seguir insistiendo». 

 

 

Kosiner recordó que toda explicación brindada al respecto de la Resolución sucedió a través de medios y no ante el Congreso. «El problema es que el gobierno, todo tipo de especulación o cálculos lo debería haber hecho antes de emitir la resolución. Me parece totalmente improlijo o improvisado que el gobierno anuncie una medida y después, de acuerdo a la reacción que va teniendo esta medida decida si la mentiene o no«.

«No es muy serio que se anuncie este nivel de impacto y después si pasa, pasa», hizo notar. Sobre el cobro extra, recordó que se paga un servicio a un determinado valor cuando se consumió y si después el precio cambió; «no se puede hacer una actualización retroactiva«. punto que arguyeron casi en general desde municipios, gobernaciones y asociaciones de consumidores.

 

«Ningún argentino hoy tendría el privilegio que tienen estas empresas, a ningún argentino le compensan hoy la pérdida de su valor adquisitivo. Si vos ganabas un sueldo que equivale a tantos dólares hace seis meses, hoy vale menos (… ) a nadie le compensan (…) ¿por qué todos los argentinos tenemos que garantizarles a las empresas estos niveles de rentabilidad de manera retroactiva?. Es una medida que no se sostiene por ningún punto de vista». 

Para el año 2019 se espera que el país deje de importar gas y empiece a exportar, recuperando así la soberanía energética. Para Kosiner, no tiene explicación que el gobierno esgrima que si no se realizaran estas actualizaciones, las empresas dejarían de invertir. «Son empresas todavía están trabajando rentabilidad (…) no están trabajando pérdidas (…) esta resolución no soportaría constitucionalidad».