»Intendente Rubén Méndez (Crédito imagen: Portico Mazza)

El paro municipal en Salvador Mazza se levantó el jueves pasado, con la firma del acta en la delegación del Ministerio de Trabajo en Tartagal. Entre sus puntos figuraba la reincorporación del trabajador Quinto, despedido bajo argumentos de violencia y falta de respeto por parte del municipio. En contrapartida, familiares del intendente; con seis años en la comuna; pasaron a planta permanente.

Aceptando los ítems del convenio abordado con el Municipio de Salvador Mazza, los trabajadores municipales levantaron el paro el jueves pasado (una semana duró la medida de fuerza), mientras esperan para el mes de agosto retomar las paritarias según los anuncios de Fermín Hoyos, secretario general de ATE San Martín.

«Los trabajadores habían logrado la mayoría de los puntos (…) y quedaba uno, de manera que habían tomado el canchón municipal y mantenían ante la Municipalidad como protesta», detalló el periodista Raúl Costes.

Uno de los ítems que demoró el acuerdo era el relacionado con la situación del trabajador Mario Quinto. Esta persona se encargaba de coordinar y entrenar a los atletas que se preparan para los Juegos Evita, Olimpíadas y otros, labor que realizó por 20 años. En solidaridad, sus compañeros realizaron una «vaca» con la cual cual reunieron dos mil pesos y comprometieron aportar un porcentaje que resulta en 16.000 pesos con el fin de poder solventarse en los próximos meses.

»Imagen: archivo

Quinto, cuyo despido fue atribuido a conductas violentas y por amenazas al intendente Rubén Méndez (sin una denuncia radicada al respecto), desmintió tales versiones desde un primer momento; asegurando que todo se debe a represalias por trabajar en la campaña del Dr. Héctor Ortega, candidato a Intendente en las últimas elecciones.

En contrapartida, familiares de Méndez; hermanos y sobrina; con seis años de antigüedad en el Municipio, fueron ascendidos a Planta Permanente, lo cual fue remarcado como «injusticia» a pesar de haber aceptado el punto; más urgidos por un acuerdo ante la confirmación de casos positivos de coronavirus en Yacuiba (Bolivia) y Aguaray (Argentina), que por convencimiento.

En agosto volverán a sentarse en mesa de diálogo por paritarias y volverán a insistir con la reincorporación de Quinto, como de igual manera con municipales que superan la década de trabajo y no han sido pasados a Planta Permantente. Un punto a destacar también es que de los 7.500 pesos logrados como aumento a pagar en tres partes resultaron en que 2.000 pesos de esa suma impactarán en el básico.