»Imagen ilustrativa

 

Hace un mes, la ex pareja de Carolina Quispe; madre de dos niños; sufrió el incendio de su vivienda a manos de su ex pareja, que se resistió a la detención provocándose fuego él mismo. En el momento se le garantizó asistencia para levantar nuevamente su hogar y como no sucedió, emprendió sola la recuperación, con el agregado que también cedió parte de su terreno a una familia con siete hijos.

El pasado 2 de octubre, un hombre se prendió fuego en lo que primero se anotició como un acto desesperado por falta de trabajo, pero luego se corroboró que en realidad el sujeto pretendía quemar la residencia de su ex pareja, quien a su vez había interpuesto una orden de restricción por violencia familiar, informó el periodista Raúl Costes.

Luego de una casi tragedia, el hombre permanece detenido por intentar quemar la residencia de su ex mujer ya también por violar una orden judicial. Además se recupera de las heridas que se provocó por prenderse fuego para escapar de las autoridades.

En tanto, la mujer; identificada como Carolina Quispe (26), madre de dos menores de 2 y 5 años; había recibido promesas de ayuda estatal pero nada de eso se concretó. Sin embargo, no esperó para solucionar su urgencia, dado que no tenía adonde más ir y mientras dormía con sus hijos casi a la intemperie, salió a vender empanadas.

Con esta iniciativa, pudo reunir los fondos para comprar chapas y arreglar el quemado techo, perfiles, cemento y cal, pudiendo reacondicionar su hogar, en Barrio Ferroviario.

No se detuvo allí, ya que también; solidaria; cedió la mitad de su terreno a una familia con siete hijos, que a su vez habían quedado sin lugar donde habitar luego que el padre de familia perdiera su trabajo como casero en una finca en paraje La Toma. El propietario les había dicho que no podía pagarles y debieron abandonar el lugar.

Hace un mes llegaron a El Chorro, pero fueron desalojados del terreno que ocuparon por una noche, hasta que Quispe los recibió, mientras que el jefe de la familia continúa buscando trabajo.