»Control de pasajeros arribados desde Buenos Aires en Aguaray (Imagen: Municipalidad de Aguaray)

Desde la Unidad Regional 4 se informó que en el colectivo de la empresa de pasajeros «Ceres»; con domicilio registrado en Bahía Blanca; viajaban tanto ciudadanos de Tartagal como de Aguaray y que ahora cumplen con la cuarentena obligatoria en sus domicilios.

Sucedió ayer lunes, en el acceso sur a Tartagal, en la garita de control ubicada a la vera de la Ruta 34. Un colectivo de pasajeros de larga distancia perteneciente a la empresa «Ceres»; con domicilio registrado en Bahía Blanca (Buenos Aires); arribó a la ciudad proveniente de Olavarría (Buenos Aires) y esto provocó que se activara el protocolo por COVID-19.

En el transporte viajaban trabajadores pertenecientes a una empresa dedicada al rubro del cemento y con domicilios en Tartagal, Aguaray, Campo Durán y Aguas Blancas (Orán). De acuerdo a sus propios testimonios, cumplieron con la cuarentena y con las autorizaciones necesarias, emprendieron el retorno al norte, desde Buenos Aires.

Al frente del control en Tartagal se colocó la Dra. Viviana Heredia, gerente sanitario del Hospital Juan Domingo Perón. Entre los pasajeros hubo quienes reaccionaron de manera violenta ante la inspección a la que fueron sometidos. Dos de ellos fueron pasados a un patrullero, para el traslado a sus respectivos domicilios, donde deberán llevar cuarentena obligatoria, nuevamente.

Según el informe que acercó el área de prensa de la Unidad Regional 4 de Policía, se activó el protocolo Covid-19 y los pasajeros fueron asistidos por personal de salud.

El colectivo, posteriormente, continuó viaje hacia Aguaray, custodiado por un móvil de Gendarmería Nacional, donde se repitieron las normas de control de bioseguridad, avisados de su llegada por las autoridades de Tartagal. En la vecina localidad descendieron seis trabajadores domiciliados allí, luego de la inspección por parte de personal de Tránsito, Paramédicos, Policía, Hospital y Gendarmería.