»Tío de Eva Delgado. La joven tenía cinco hermanos más y una de sus hermanas hoy está amenazada por familiares de las adolescentes detenidas. (Foto: gentileza)

 

La muerte de la joven Eva Delgado, de 15 años, convocó esta tarde noche a sus familiares y amigos a una marcha por las calles céntricas, ocasión donde volvieron a denunciar que hay amenazas de parte de allegados de las tres jóvenes detenidas hacia la hermana de Eva, también alumna de la misma escuela a donde concurría la víctima.

Para este miércoles está convocada una nueva marcha a las 10 horas, la que recorrerá la ECAA y posteriormente se dirigirá a Ciudad Judicial. Hasta el martes, las detenidas suman tres y entre los jóvenes manifestantes que acompañaron a la familia en la marcha se podía notar el temor a que sus caras fuesen expuestas; incluso brindaron notas a la prensa con el rostro cubierto. 

Una de las amigas de Evangelina Delgado señaló a la dueña del salón en Santa Rita como la autora de esconder a la responsable de asestar el golpe mortal a la quinceañera (también pretendió hacerlo con las dos primeras detenidas) e impedir posteriormente el ingreso de sus amigos a la fiesta que transcurría allí para socorrer a Eva.

 

» Elizabeth Evangelina Delgado (Foto: gentileza)

 

“Quedó tirada (…) había un solo chico que la estaba socorriendo, que le tapaba la herida”, relató. “Nos enteramos porque una chica nos fue a avisar (…) se la llevó en moto (…) lo último que dijo fue No me dejen ir, yo me quiero quedar con ustedes. Y se cortó”. 

Otros testimonios, pese a que hubo resistencia a acercarse a lo que había ocurrido, afirman que no solo se trató de tres mujeres golpeando a Eva, sino que también había dos varones en ese grupo pero hasta el momento no se pudo precisar las identidades.

En Misión Cherenta, donde las detenidas registran domicilio, ya eran conocidas por su agresividad; al punto que se las reconoce como “las dueñas” de un sector frente a la cancha de la comunidad.

“Todo comenzó porque le quitaron la mochila a mi hija y ella la hizo devolver con su preceptora (…) por eso han peleado”, dijo Raúl Delgado, dolido padre de la joven en Plaza San Martín, tras finalizada la marcha. “Yo estoy enfermo, mi señora dolida por todo lo que pasó”.