»Encuentro en el auditorio municipal (Foto: FM Alba)

 

El desarrollo del corredor turístico que una los atractivos del norte salteño en Argentina, sur de Bolivia y la región suroeste de Paraguay reunió hoy a ministros, intendentes y funcionarios de cultura y turismo de los tres países. Villa Montes y Tartagal presentaron cortos de promoción. Intendentes y funcionarios destacaron que el intercambio de ideas y proyectos fortalecerá el potencial turístico de la zona.

“Tal vez el chaco sudamericano no tenga los mismos recursos que las grandes ciudades pero sí tienen algo en común; su laboriosidad y la calidez de su gente (…) influir y dejarnos permear por las cosas buenas y lindas que tienen la cultura, la música, la danza, la gastronomía”, dijo Víctor Manuel Irazusta Ortega, Cónsul del Paraguay en Villa Montes.

El ministro de Cultura,Turismo y Deportes de Salta Juan Manuel Lavallén, fue parte de la primera reunión que abrió la jornada este viernes. A través de la Resolución 2.748/2018 se declaró de Interés Municipal, Cultural y Turístico al 1º Encuentro Regional Corredor Turístico Chaco Sudamericano. 

 

»Foto: FM Alba

 

La unión de los tres chacos se entendió como la oportunidad de hacer patria, dejando de ser “dormitorios” y convertirse en puntos turísticos; uniendo así el corredor que conforman las localidades de Villa Montes (Bolivia), Filadelfia (Paraguay) y Tartagal (Argentina).

Las reuniones entre los funcionarios de los tres países comenzaron anoche, pero el Encuentro Regional se desarrollará entre este viernes y mañana sábado; y durante estas dos jornadas se debatirán y presentarán las estrategias y propuestas para convertirse en un destino sudamericano, “que trascienda el límite de Tucumán en Argentina, Tarija y Santa Cruz en Bolivia, y Asunción en Paraguay“, señaló el Arq. Edward Mejías, miembro del directorio de la Federación Latinoamericana de Ciudades Turísticas por Bolivia.

Tartagal presentó su propuesta en Turismo Religioso, con el Santuario de Virgen de la Peña y Villa Montes, por su lado, la “Ruta del Pilcomayo”, poniendo el acento en “El Angosto” (también conocido como el Cañón del Pilcomayo), un bello paisaje natural donde el río divide cerros y da lugar un camino que bordea entre el precipicio, un espacio de agua clara y el verde del monte.