»Foto: FM Alba

 

Nuevo Diario de Salta.- El contador general de Tartagal Luis Rolando Spiess, remarcó “lo malicioso” de la forma en la que comunicaron los resultados del informe de la Auditoria. El por entonces Secretario de Hacienda durante el período auditado, sostuvo que “si uno va al detalle de los informes, los números se compensan”. La Auditoría General de la Provincia determinará si amerita la intervención del Ministerio Público Fiscal.

Esta fue una de las repercusiones que produjo el informe emitido por Auditoría General de la Provincia (AGP) sobre el control al período  2014 del Municipio de Tartagal durante la gestión de Sergio Leavy.

El actual Contador General, advirtió que “hubo malas intenciones en la forma de comunicar de algunos portales digitales”, que titularon sobre el tema.  “Hubo una publicación que salió en algunos medios digitales que los números en Tartagal están en rojo, detallando cosas que no son ciertas o bien se prestan a confusiones”, señaló Spiess.

Explicó en primer lugar la diferencia entre los recursos que recibió el municipio y lo que tenía presupuestado (que asciende a $14 millones). 

“En un presupuesto uno presupone lo que se va a recaudar, pero esto en la ejecución puede variar”, dijo el contador y agregó que “si uno se pone a analizar la ejecución de los recursos, hay obras que no se hicieron pero que igual se consignan en el presupuesto, eso en base al presupuesto de la provincia, que responde al mismo tiempo al de nación”.

En ese sentido detalló que si las obras no se realizan, “queda el saldo por la partida sin ejecutar”, y ejemplificó: la electrificación de Tonono que comenzó hace cinco años y que “todos los años la provincia lo presupuesta, y en la actualidad tiene un avance del 30%”.

“Si estamos hablando de una diferencia de 14 millones de $174 millones, estamos por debajo del 10% entre lo presupuestado y lo ejecutado, es un porcentaje bastante razonable”, opinó el contador.

Sobre el doble sistema contable
La primera de las observaciones realizada por la Auditoría estuvo relacionada con la utilización de dos sistemas contables, que arrancaban notables diferencias.

Spiess explicó que en el año 2014 era necesario usar dos sistemas contables, ya que el primero ya no permitía realizar nuevas cuentas, y que “se trataba de un período de transición en los que coexistían ambos sistemas”, y aclaró que esto sucedió justamente durante 2014, aunque por un período corto.

También y en cuanto a las partidas correspondientes al Ministerio de Asuntos Indígenas y Desarrollo Humano, afirmó que las mismas se encuentran rendidas.