»Espejo de agua formado por el desmoronamiento (Foto: FM Alba)

 

El cerro a unos cuatro kilómetros al oeste del Santuario de Virgen de la Peña habría cedido una de sus laderas en las últimas lluvias del verano pasado, sin embargo el temor se apoderó de los lugareños hace aproximadamente diez días cuando vieron las dimensiones que presenta el dique formado por la obstrucción producto de deslizamiento.

FM Alba llegó hasta el lugar para registrar lo que ocurrió y el porqué del temor de los locales. Junto a un par de baqueanos, entre ellos el presidente de la Comunidad y el Diputado Provincial Mario Mimessi, pudimos observar con detenimiento la magnitud.

Ramón Franco, presidente y baqueano del lugar, recordó que una vez descubierto la inmensa laguna producto del estancamiento debido a un murallón de tierra y piedras de alrededor de 18 metros de altura; se comunicaron con Defensa Civil de Tartagal, quienes de inmediato se acercaron al Paraje para coordinar las acciones a seguir.

 

»Pared de 20 metros formado por el endicamiento en Yariguarenda (Fotos: FM Alba)

 

El temor es latente ya que el suelo es inestable y una lluvia copiosa podría provocar un deslizamiento mayor afectando a los habitantes del lugar. Actualmente se encuentra personal especializado del Ejército Argentino solicitado por  el jefe del RIMTe 28 con asiento en nuestra ciudad.

Los especialistas del Ejército junto a Defensa Civil coordinan la posibilidad de implementar cargas explosivas direccionadas para hacer drenar el agua de manera controlada.

Rolando Álvarez Director local de Defensa Civil  ordenó la presencia de su personal para permitir solamente el paso de personal autorizado con todo el resguardo que corresponde.

Por su parte el Diputado Mimessi manifestó la necesidad de llegarse al lugar para conocer la magnitud de peligro que tiene mantiene en vilo a los lugareños. “Los baqueanos (lugareños) deben ser partícipes en todo esto, ya que nadie conoce el lugar como ellos” dijo Mimessi.

Tanto personal del Ejército, Defensa Civil y los baqueanos aconsejaron “no subir hasta el lugar, mientras esté en esta situación de peligro.”