»Imagen: prensa Juzgado Federal Orán

El sábado último se ordenaron en Orán una serie de allanamientos en el marco de la causa iniciada por el millonario robo de 38 kilómetros de caños puestos en terreno del Estado Nacional. Las actuaciones las llevó adelante el fiscal Federal de Orán, José Luis Bruno y se pudo acceder al secuestro de 128 caños destinados a la construcción del Gasoducto NEA. En ese contexto se allanaron a dos empresas en Mosconi.

En el marco de la investigación por robo y falsificación en la causa GNea, la Subsede Fiscal Federal de Orán secuestró 128 caños destinados a la construcción del gasoducto. Fue el resultados de allanamientos a dos empresas, realizados en actuaciones por los delitos de robo y falsificación en perjuicio del Estado Nacional.

Las medidas responden a tareas que se iniciaron el 14 de abril pasado, cuando la fiscalía tomó conocimiento de la desaparición de caños adquiridos y destinados a la construcción de Gasoducto NEA, obra a cargo de la empresa IESA (ex ENARSA).

Tal como sucedió en otro hecho, denunciado en Aguaray, la subsede fiscal abrió una investigación que permitió ubicar los caños que habrían sido sustraídos de la empresa contratista, por lo que la auxiliar fiscal, María del Carmen Núñez, solicitó al Juzgado Federal de Garantías de Tartagal, una serie de medidas judiciales a fin de recuperar los caños denunciados como robados.

»Personal de la Fuerza, luego del decomiso de tres camiones, realizó la inspección de dos inmuebles y halló los tubos sustraídos (Imagen: prensa GN)

Las diligencias fueron autorizadas por el juez federal de Tartagal, Carlos Martínez Frugoni, por lo que el sábado último, entre la mañana y la tarde, la auxiliar fiscal dirigió los allanamientos, los que se concretaron en General Mosconi.

Los allanamientos, según lo informado, fueron ejecutados por efectivos de Gendarmería Nacional y la Policía de la Provincia, quienes se hicieron presentes en las instalaciones de las empresas Perterser SRL y Weatherford.

También se realizaron medidas en El Desemboque (paraje ubicado a 130 km al NE de Tartagal). Como resultado de estas diligencias, se logró el secuestro de 128 caños, como así también documentación que ahora es motivo de investigación por parte de la subsede fiscal, la que lleva adelante las actuaciones tras el alerta dado por la empresa IESA sobre la extracción de los caños y su sustracción.

Núñez resaltó la enorme labor realizada por el personal de Gendarmería y de la Policía local en la recuperación de los caños, tarea que demandó varias horas de trabajo y la colaboración de la firma Perteser SRL, las que proveyó la maquinarias necesaria para poder concretar el secuestro.

»El avaluó asciende a más de 38 millones de pesos (Imagen: prensa GN)