El insólito fenómeno climático que cubrió el norte salteño, Tartagal y alrededores, asombró a los pobladores, que registraban el año 1998 como última vez que cayó agua nieve en la región. La caída de este tipo particular; hielo granulado; según el metereólogo Edgardo Escobar, bien pudo deberse a la presencia de nubes Cumulus Potente.

La zona serrana oeste alta fue el punto de concentración del hielo granulado que cayó ayer miércoles sobre todo el norte argentino, incluyendo Salta Capital y Ojo de Agua (Santiago del Estero). En Tartagal y gran parte del departamento, el “agua nieve” persistió hasta la caída de la noche, acompañada por lluvia en momentos intensa.

»Fotos: FM Mágica – Salvador Mazza

Las imágenes más impactantes corresponden a la zona de Macueta, Acambuco y Virgen de la Peña. En Macueta y Acambuco; pertenecientes al éjido municipal de Aguaray; los pobladores y las bases de las empresas de hidrocarburos se sorprendieron con el “día de nieve”; una postal inusual para la región tropical que en primavera y verano supera los 40 grados.

El metereólogo Edgardo Escobar; de Salta Capital; informó este jueves que el fenómeno climático bien tiene entre sus factores a la erupción del Volcán Ubina (Perú). La noche del lunes 23 de julio se registró una fuerte explosión que expulsó fragmentos incandescentes hacia las zonas cercanas al volcán, que alcanzaron un tamaño de hasta 6,4 centímetros. Además, cayó ceniza y lapilli (partículas menores y mayores a 2 milímetros, respectivamente).

»Desplazamiento de la ceniza volcanica del volcan Ubina sobre el noreste argentino (Imagen: gentileza Edgardo Escobar)

El desplazamiento de la ceniza volcánica del Ubina llegó hasta Salta Capital y esta es la explicación del por qué de una “lluvia negra” que llamó la atención al notarse autos, techos y exteriores cubiertos de lo que primero se creyó era polvo en suspensión, atrapado por la lluvia.

“La ceniza volcánica se mezcló ayer con el mal tiempo y fue un factor para la formación de nieve en algunos sectores del norte, actuando como núcleo de condensación para su formación”, explicó el metereólogo. “Eso, más la baja muy fría en altura y el frente frió polar en superficie”.