»Manifestación en el Hospital Público de Tartagal (Imagen: gentileza)

El sector de salud se convocó junto al gremio ATE para una jornada provincial con el lema «Nosotros ya cumplimos, ahora le toca a Sáenz», con lo cual los trabajadores llevaron adelante una hora de protesta; pacífica; en sus lugares de trabajo.

Trabajadores y trabajadoras de la salud de la provincia llevaron adelante una jornada de manifestación en cada uno de los hospitales y centros sanitarios por espacio de una hora (de 10 a 11 horas), en reclamo por el pase a planta permanente, equipo de protección y ropa de trabajo, entre las mayores peticiones.

Sobre este último, el incremento de casos positivos de Covid-19 urge en el personal la disposición de ropa de trabajo (EPP) para protección. Si bien Tartagal ya cuenta con algunos de estos recursos, no es así en todos los hospitales de la región.

En esta ciudada, la Jornada de Lucha se concentró en el acceso al hall del Hospital Zonal, sobre calle Tucumán. Renovación de contratos, pase a planta permanente, designaciones, insumos de bioseguridad y el demorado bono de 5.000 pesos que Nación envió a Salta para el personal de salud y que todavía no se ha entregado; como también el no cobro de impuesto a las ganancias al personal profesional.

El personal monotributista tiene vencidos sus contratos desde el 30 de junio y por eso reclaman la incorporación a planta (1.200 en toda la provincia), cuya antesala suelen ser las designaciones temporarias.

«El personal de salud se considera de primera línea (según declaraciones del gobernador esta semana), queremos que nuestro trabajo se dignifique», resaltaron las voces referentes.

A pesar de la jornada, la atención de los casos no se suspendió ni interrumpió de ninguna manera. El personal de salud exige que el gobierno de Gustavo Sáenz cumpla con la estabilidad laboral prometida, de allí el lema que eligieron para el día.