»Tras explosión del 18 de Octubre, se trasladó a las víctimas desde Villa Montes a Santa Cruz de la Sierra (Crédito imagen: ATB Bolivia)

 

Tres de las víctimas de la explosión del ducto serán trasladadas este fin de semana a EEUU, medida que las autoridades médicas de la Clínica Foianini de Santa Cruz determinó luego del fallecimiento de Dionisio Franco; padre de la familia más afectada. Se trata de la madre y la hija de siete años. La menor es la más comprometida, informaron medios locales.

Adalberto Montenegro, periodista de Villa Montes, detalló que tras la explosión del ducto, la familia Franco fue auxiliada por un residente cercano, que encontró a la madre e hija saliendo del fuego. «El hombre alzó a la niña y detuvo a una traffic que transitaba por la Ruta 9 hacia Camiri (…) el chofer dejó a sus pasajeros para auxiliar a las víctimas y trasladarlas a Villa Montes», recordó.

Complicaciones de salud llevaron al deceso de Dionisio Franco (42), quien tenía el cuerpo comprometido con quemaduras en un 60%, mientras que madre e hija registran el 70 y 80 por ciento. El hijo, en cambio, solo tiene el 40 por ciento del cuerpo afectado. La quinta víctima, una vecina de la familia, fue atendida en Villa Montes y se encuentra fuera de peligro.

«El caño ya fue repuesto (…) eran 60 metros. Versiones extraoficiales indican que el siniestro se produjo a raíz de una fuga, ya que por esa vía de tierra transitan vehículos de alto tonelaje», informó, «al momento de la explosión, se realizaban trabajos para poder cambiar el caño pero no se tomaron las medidas de seguridad debidas», siguió, «pero la empresa brindó otra versión, según las cuales terceras personas habrían estado sacando arcilla y esto fue el comienzo de todo».

Ante la consulta de por qué los obreros de las maquinarias no fueron alcanzados por el fuego, Montenegro afirmó que el fuego oriento hacia adelante de donde estaban y además, habían cavado unos 50 y 60 metros para cambiar el tubo, lo que los resguardó.

En lo que hace a las víctimas, desde la llegada a la clínica el equipo de la clínica evaluó diferentes posibilidades de traslado. Tras tomar contacto con hospitales de diferentes países, pudo confirmarse el traslado de tres pacientes a un centro médico en Galveston, en el Estado de Texas.

Este viernes realizaban los trámites necesarios para poder viajar desde el Aeropuerto Internacional de Viru Viru en Santa Cruz hacia la ciudad norteamericana, donde existe un hospital especializado en la atención de menores. Hasta allí serán derivados los dos niños quemados.

La mujer será trasladada a la misma ciudad, pero a otro centro hospitalario especializado en atención de quemaduras en adultos. «Desde el momento de la explosión, la empresa YPFB asumió todos los costos», continuó Montenegro.

El viaje internacional demanda casi un día y como anunciaron anteriormente ejecutivos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la empresa realizó los trámites legales correspondientes para la obtención de la visa y el pasaporte para las tres personas, con ayuda de la Cancillería de Bolivia y la Embajada de Estados Unidos.